Serie JUPITER C

La serie JUPITER C consta de una variedad de máquinas de alto rendimiento con capacidad de producción de approx. 7.000 cucuruchos por hora hasta approx. 20.000 barquillos enrollados por hora.

Línea premium

La velocidad de las instalaciones de alto rendimiento JUPITER C, en combinación con la alta capacidad de generar calor del horno, plantean las más altas exigencias de material y máquina. Todo ello resulta en unos requisitos técnicos muy altos para poder garantizar una vida útil prolongada de la máquina. A la hora de elegir la construcción y los componentes de la instalación se ha concedido prioridad a la resistencia de los materiales empleados. En este proceso ha sido de gran ayuda la experiencia ganada con la serie JUPITER IC.

Innovación combinada con tradición

Durante el proceso de construcción han sido aplicadas soluciones que ya habían demostrado su eficacia en las series anteriores y que han sido combinadas con nuevos desarrollos prácticos. Los clientes de WALTER han sido colaboradores importantes y nos han ofrecido muchas ideas. El resultado de todo ello es una instalación fiable, en el estilo probado de WALTER, equipada con la más reciente técnica, que garantiza un proceso de producción económico.

Una selección aún más amplia de formatos de placas de horneado ofrece un uso óptimo de la capacidad del horno para cada configuración de la instalación. Gracias a sus puertas adicionales, la máquina ha ganado en accesibilidad. Y esto les permite a nuestros clientes, entre otros, modificar las características de los barquillos durante el proceso de producción. El nuevo panel táctil ergonómico de WALTER ofrece una presentación intuitiva del menú y un manejo sencillo de la instalación.

El concepto de la cámara del horno

Los hornos de alto rendimiento han sido equipados con un sistema de conducción de energía eficiente. Las placas conductoras de electricidad situadas en la zona del quemador garantizan un consumo reducido de energía y una distribución uniforme del calor en el interior de las placas de hornear. La radiación térmica de las máquinas en la nave de producción ha sido reducida drásticamente, ofreciendo así un ambiente de trabajo agradable.